Bulimia

Anorexia
Bulimia
y otros trastornos
alimentarios.

Bulimia nerviosa

Concepto general

La Bulimia Nerviosa es un trastorno en la conducta alimentaria caracterizado por episodios recurrentes de ingestión rápida de grandes cantidades de alimentos en un tiempo reducido siendo, el individuo, consciente de lo anormal de dicha ingesta y viéndose obligado a recurrir a mecanismos compensatorios para evitar el consecuente  y temido sobrepeso.

Lejos está, quien padece esta enfermedad, de encontrar placer en la comida.
El comer de los pacientes bulímicos no tiende hacia la satisfacción de una necesidad biológica, mucho menos hacia la búsqueda de placer, ni siquiera está relacionado con la sensación de hambre. Es un comer, tal como lo señala Igoin, "sin control, sin gula, sin ganas. Es un comer cualquier cosa, a cualquier hora, no en las comidas, tampoco entre comidas, es un comer al margen de toda referencia de tiempo y lugar. Es comer por una locura que se apodera de uno y de la que resulta imposible liberarse. Es, sobretodo, comer desconociendo lo que es comer normalmente".

La BN es un síndrome que se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en varones (8/1), pertenecientes a la cultura occidental y a la raza blanca. Son jóvenes con buen nivel de instrucción y edades que van de los 14 a los 30 años. Su peso corporal es normal o levemente inferior a lo esperado y no presentan, necesariamente, antecedentes de patología alimentaria previa, viviendo en zonas del mundo en donde el alimento es un bien abundante.
En los últimos treinta años, el aumento de la anorexia siguió una curva de tipo aritmético, mientras que el de la bulimia se ha presentado con características de progresión geométrica.

La bulimia es una enfermedad que se desarrolla en soledad y que es ocultada por quienes la sufren, pues la consideran vergonzante. Esto lleva a que muchas de ellas no consulten, o lo hagan por distintos trastornos somáticos o psicológicos, cuidándose de no mencionar la sintomatología bulímica. De hecho, la primera consulta se realiza, en nuestras observaciones, dos años y medio después de comenzados los síntomas.

El comienzo de esta patología suele originarse, actualmente, por imitación de lo que les sucede a quienes ya la presentan, siendo también inducida por ciertas “charlas” que informan sobre el cuadro o bien por lo leído en artículos de revistas de circulación general o lo visto en programas de T. V. No estamos afirmando que la información detallada de los síntomas y de la psicopatología del cuadro pueda "provocar" la enfermedad, pero nuestra experiencia parece mostrar que tales descripciones facilitan la aparición del trastorno en aquéllas personalidades predispuestas, Este dato debe ser tenido en cuenta toda vez que se presente la posibilidad de encarar una tarea de "prevención", para evitar que ésta se convierta inadvertidamente  en una "promoción" de la enfermedad.

La situación previa a la aparición de la enfermedad

La aparición del cuadro requiere la concurrencia de factores sociales, familiares y personales. Todos ellos son necesarios, pero ninguno en sí es suficiente. Dentro de los elementos aportados por el medio social se destacan, sin ser los únicos, los relacionados con:

1. La forma del cuerpo femenino aceptada como atractiva o bella está ligada a un ideal de figura magra;
2. Existe una estrecha relación -que la publicidad ha establecido- entre dichas formas corporales y las posibilidades de éxito a todo nivel;
3. La presión ejercida por la "industria del adelgazamiento",

En lo que respecta al ámbito familiar, creemos que existe un cierto "perfil" específico:

1. En la mayoría de los casos, las pacientes pertenecen a familias donde la ausencia del padre y/o la madre -o bien un cierto clima caótico- es la regla. Son hogares de padres separados en los que, con frecuencia, las reglas en el área de lo sexual -especialmente en lo referido a las fidelidades- son difusas, cambiantes y contradictorias. Los límites, en general, han sido mal instalados y no se respetan.
2. Las madres han tenido dificultades para experimentar ese natural e instintivo “entenderse sin palabras” con su bebé y han presentado conductas estereotipadas consistentes en dar alimentos  para calmar cualquier ansiedad del niño, independientemente de cuáles hayan sido las necesidades reales de éste.
3. En general, los padres varones han participado poco o nada en la educación de sus hijos y han mostrado una manifiesta dificultad para poner y respetar límites. Con frecuencia, estos padres muestran características adolescentes en su comportamiento, asumiendo una posición débil y dependiente de sus esposas y manifestando actitudes seductores frente a sus hijas.
4. Las madres presentan características obsesivas de personalidad en aproximadamente el 30% de los casos, con una sobrestimación de los valores intelectuales y estéticos.
5. En distintos familiares de las pacientes se registran antecedentes de trastornos depresivos, hecho observable en el 30% de los casos. La combinación de elementos depresivos con características obsesivas en los progenitores, parece ser un factor fuertemente predisponente.

Desde el punto de vista psicológico,quienes enferman:

1. Muestran una ansiedad permanente con fluctuaciones anímicas, donde son frecuentes las crisis de malhumor y enojo debidas a su baja tolerancia a la frustración.
2. Se destaca un marcado déficit en la autoestima y una anormal dependencia de su autovaloración respecto de la imagen corporal y de la opinión de terceros.
3. Presentan una difusa identidad y un intenso miedo de ser rechazadas o abandonadas, al que intentan superar mostrando una imagen que, a su criterio, les asegura que ese rechazo no sucederá.
4. Son habituales las conductas impulsivas que llevan a un descontrol manifiesto a nivel de las compras, los robos, las adicciones o la vida sexual ligera.
5. Presentan una gran dificultad para enamorarse y una permanente sensación de vacío.

Personalidad de la paciente bulímica

Suelen ser mujeres de edades que oscilan entre 15 y 30 años, con las siguientes características:

**Tienen un rendimiento escolar y deportivo que no se diferencia de la media.
**Con frecuencia han presentado trastornos de conducta, o con la alimentación, durante la primera infancia o la edad escolar.
**En un 40% de ellas se registra el fallecimiento de un familiar importante antes del inicio del cuadro.
**Cuando tienen más de 25 años de edad viven solas, lo cual les facilita sus conductas alimentarias perturbadas y las purgas.
**Sienten un exagerado dolor ante situaciones de abandono, rechazo y exclusión.


Av. Santa Fe 951, 6to. piso - Tels. 4327-2111/4393-0782 - Ciudad de Buenos Aires, Argentina

Centro de prevención y recuperación temprana de ANOREXIA, BULIMIA y otros TRASTORNOS ALIMENTARIOS no especificados